Storytelling: el arte de contar historias

¿Sabes cuál es una de las mayores diferencias entre las marcas premium y las marcas blancas de algunos productos? Una de las principales es precisamente la marca y la historia que construimos alrededor de la misma. 

El Storytelling es un auténtico arte que te permite humanizar tu marca y conectar emocionalmente con tu público objetivo siendo, además, la base del propio inbound marketing. 
Hoy te traemos las claves del storytelling, para que puedas empezar a crear una estrategia de contenido que tenga impacto en tu público.

¿Qué es Storytelling?  

El storytelling es en sí un arte, el arte de contar historias y transmitir emociones con las palabras basándose en las mismas técnicas que escritores y guionistas usan para sus obras. 

Son muchos los casos en los que tenemos ideas brillantes, pero no sabemos cómo comunicarlas, cómo hacerlas llegar a las personas a las que queremos atraer. Es por ello por lo que debemos invertir tanto tiempo en la correcta definición de nuestra estrategia de contenidos. 

De no hacerlo, corremos el riesgo de que un proyecto maravilloso pueda terminar como papel mojado, puesto que si no consigues crear ese vínculo emocional, puede ser realmente complicado destacar sobre tu competencia. 

En la mayoría de los casos, los productos o servicios de unos y otros ya tienen unos niveles altos de calidad y conveniencia. La verdadera diferenciación proviene del posicionamiento en la mente del consumidor, y es aquí donde entra en juego el storytelling. 

El storytelling de tu marca debe ser como esa historia inspiradora que hace que tu equipo se sienta identificado y orgulloso de pertenecer a tu empresa y se centra en el cómo contar tu propuesta de valor y tu propósito. 

Como decíamos anteriormente, storytelling es la base del inbound marketing. Recuerda que inbound es contenido + contexto, por lo que no hay una buena estrategia inbound si no hemos llegado a tener el storytelling adecuado para nuestras piezas de contenido. 

Quizás, llegados a este punto, pienses que todo el contenido es storytelling y que todo el storytelling es contenido. Nada más lejos de la realidad. A continuación, te dejamos una tabla donde se explica qué es considerado Storytelling y qué no. 

Por complicado que pueda parecer, todas, absolutamente todas las empresas, tienen una historia que contar y, en la mayoría de los casos, una muy buena historia. Sin embargo, antes de comentar los tips de cómo crear historias que enamoran, vamos a hablar sobre por qué es importante.

¿Por qué invertir tiempo en un buen storytelling?

Los motivos por los que las grandes empresas invierten muchísimos recursos en asegurar que todo apunta a un storytelling en concreto, y por los que tú deberías empezar a trabajar en el de tu marca, están relacionados con la capacidad de comprensión, la creación de vínculos con nuestros clientes y la fiabilidad que se genera. A continuación, compartiremos algunos de los factores más importantes: 


1.- Inspiran y hacen que tu público se vea reflejado

¿Cuántas veces te ha pasado que has visto un anuncio y parece que está contando tu vida? Di la verdad, ¿cuántas veces has visto los anuncios de la Lotería de Navidad? Estoy segura de que un montón.

Es más, en muchos casos, habrás llamado a tus padres o a tus abuelos porque sientes esa necesidad. Esa es la magia de un storytelling bien hecho, transportarnos a una realidad en la que los protagonistas se identifican con nuestra realidad. 
Asegúrate de alinear el propósito de tu marca y tu propuesta de valor con aspectos inspiracionales que embriaguen de positivismo y ganas a tu público. Haz que tu audiencia quiera actuar por el simple hecho de ver tu contenido.


2.- Convierte conceptos abstractos y difíciles de entender en algo que podemos asimilar fácilmente

Esta es la razón por la que el contenido multimedia, la personificación de la marca y el storytelling tienen especial importancia en las empresas tecnológicas. 

A través de la narrativa, podemos asegurarnos de simplificar conceptos complejos, de forma que sea muchísimo más fácil para la audiencia entender por qué este producto o servicio es la solución a su necesidad.


3.- Crea comunidad en torno a tu marca 

Si consigues crear un storytelling fuerte que transmita valores reales, tendrás en tu mano la clave para conseguir generar una comunidad alrededor de tu marca. 

Asegúrate de que tus principios y tus valores de marca sean los mismos que tienen tus clientes potenciales, así crearás tu comunidad.

Eso sí, para que esto suceda debes intentar mantener un tono neutro y educativo, nunca uses mensajes comerciales cuando tengas como objetivo construir comunidad, puesto que éstas son muy sensibles a los mismos y tendría el efecto contrario.

Ahora que conoces el por qué de la importancia del desarrollo de una estrategia de storytelling bien estructurada, vamos a analizar las mejores prácticas a la hora de ponerte manos a la obra para desarrollar la tuya. 


El proceso de elaboración de nuestra storytelling 

Al igual que sucede en otras áreas artísticas, cuando hacemos storytelling necesitamos practicar mucho. Es por ello por lo que es muy recomendable que cuentes con la ayuda de profesionales para que puedan orientarte al menos, las primeras veces. 

No obstante, a mayor práctica mejores resultados conseguirás.


Personalmente, cuando empiezo a crear la historia de una marca, el primer paso es volver al origen, es decir, entender de lleno cuál fue el por qué de la creación de la misma. ¿Qué querían conseguir sus fundadores? Si llegas al fondo, al core de su propuesta de valor, entenderás de verdad el por qué de tu empresa. 

En muchos casos, te encontrarás que la propuesta de valor no está bien definida, o directamente se ha confundido con el slogan o claim, cuando en realidad son dos aspectos diferentes. No te imaginas las veces en las que nos encontramos con empresas con cierto volumen de negocio, con bagaje y que no tienen definida su propuesta de valor. 

No te preocupes, te hemos dejado esta guía rápida para que puedas definirla de forma sencilla, aunque no es fácil del todo, puesto que requiere de estudio y análisis. 



Lo siguiente puedes imaginarlo, ¿no? Pues sí, asegurarte que tienes a los buyers muy bien identificados. Recuerda que los buyers persona o perfiles de cliente ideal son los perfiles psicográficos que tendría nuestro cliente ideal.

Va mucho más allá de la segmentación tradicional y tiene como objetivo principal entender cómo se comportan los clientes, qué les satisface, que les asusta, por qué luchan, de forma que podamos entender mejor sus emociones y, con ello, construir vínculos que nos ayuden a generar relaciones duraderas e irracionales.



El siguiente paso, una vez definidos el buyer persona, la propuesta de valor etc, es dar un paso más y definir qué tipo de historia quieres contar. Tienes muchísimas opciones, desde testimoniales, inspiradoras, formales etc. No obstante, todas ellas comparten elementos comunes que deben cumplir para poder servir como enganche con tu público. 

  • La organización: necesitas tener un orden lógico en tu contenido para que sea fácil de seguir para tu audiencia. 
  • Inolvidables e Impactantes: intenta simplificar el mensaje al máximo, pero asegúrate de que tu contenido deja huella, puedes usar incluso recursos de clickbait
  • Entretenida: ni que decir tiene que la historia no puede ser aburrida y sí fácilmente entendible por cualquier persona, independientemente de su nivel de conocimiento de la materia. Nada más dañino que hacer sentir a tu audiencia que no tiene la capacidad suficiente como para poder descifrar tu contenido. 
  • Educativa: ni que decir tiene que el asegurarnos de que el contenido sea educativo es la clave para generar confianza y asegurarnos que nuestra audiencia entiende qué hacemos y cómo podemos solventar los problemas. 


Elijas el tipo de historia que elijas, tienes que asegurarte de dar vida al protagonista de la misma. Párate a analizar cómo va a ser la personalidad de dicho personaje, ¿eres tú quizás el protagonista de esta historia? Sea cual sea tu elección, por favor, asegúrate de sentir sus emociones, porque solo así podrás transcribirlas. 

Una vez hayamos hecho todo lo anterior, lo siguiente es elegir los formatos, ¿vas a optar por vídeo, audioguía, podcast o blog? Hay muchísimos más formatos de contenido. Mi consejo es que siempre lo hagas en más de uno y los vayas usando indistintamente en cada uno de los canales de comunicación. Con todo esto, ponte manos a la obra y crea la pieza más increíble que jamás hayas visto.

Pero la cosa no acaba aquí. Una vez tengas tu pieza de contenido, viene la parte más importante, la difusión de la misma. De nada sirve invertir tiempo en la generación de contenido si posteriormente no vamos a hacer lo mismo con la difusión del mensaje. Ahora es el momento de compartir en todos lados y con formatos aún más creativos para que puedas dejar ver todo ese ingenio que hay en ti. 

Espero que esta miniguía te ayude a empezar a crear historias que te ayuden a generar ventas y crear comunidad. Acuérdate de escribirnos con tus dudas y cualquier otro tip que consideres importante. 

Categorías

Centro de preferencias de privacidad

Cookies

Advertising

Analytics

Other