¿Qúe es el neuromarketing? 3 claves para conquistar al consumidor

By | 2015-04-22T13:55:20+00:00 abril 22nd, 2015|Empresa, Marketing|

¿Has oído hablar del neuromarketing?  ¿Sabes en qué consiste? En este artículo esperamos aclarar todas tus dudas o informarte de un término hasta ahora desconocido.

El neuromarketing estudia el funcionamiento del cerebro en las decisiones de compra. Por lo que analiza a través de la neurociencia, la forma en que los estímulos publicitarios y de marca impactan en la respuesta cerebral.

Los especialistas en esta ciencia aseguran que las decisiones de compra de los consumidores se sustentan en sensaciones subjetivas relacionadas con estímulos sensoriales.  Preguntas tipo ¿Qué motiva a  una persona a comprar? ¿Qué pasa por la mente de esta persona durante el proceso de compra? Esta es la respuesta deseada por todo aquel que se dedica al mundo de investigar los mercados. Para ello se utilizan las técnicas de neuromarketing.

Los expertos  afirman que existen tres factores en nuestras decisiones de compras y sus procesos: la parte racional, la emocional y la intuitiva.  Son tres niveles que tienen mayor o menor importancia dependiendo de la fase de compra en la que se encuentre el consumidor.

Pues bien, teniendo claro estos tres factores, los profesional del marketing pueden establecer una estrategia dirigida a la mente del consumidor  y conseguir el perseguido deseo: una experiencia de compra satisfactoria por parte del cliente. Vamos a ver cómo se crean estrategias de neuromarketing.

1-Lograr toda la atención del cerebro

Como hemos comentado conectamos con las marcas en tres niveles  (racional, emocional e intuitivo) dependiendo del grado del grado de afinidad que tengamos con ella por lo cual el objetivo es posicionarla en la mente.

Por ejemplo: al entrar en un comercio y ver un artículo y sentir que es maravilloso para nosotros, entonces el proceso de decisión va de la siguiente forma: primero una llamada emocional a desear algo, después una parte instintiva (queremos ver su atractivo y su utilidad) , luego miramos el precio y lo volvemos racional ( decir “puedo pagarlo”).En cambio, los aspectos emocionales pueden ser tan fuertes que el comprador puede perder la razón.

2-Reforzar la experiencia del consumidor

La experiencia a la hora de la compra sirve de recuerdo al consumidor para orientarse por lo que las empresas deben aprovechar eso creando recuerdos positivos.  Aquí los recuerdos emocionales tienen mucho más poder que los intuitivos o racionales.

Es fundamental llevarlo a cabo para conseguir que las experiencias sean agradables para así que el recuerdo sea positivo  y la predisposición para una nueva compra. Son técnicas de neuromarketing.

3-Forjar vínculos emocionales con la compra

Conseguir esto, conlleva a que los consumidores den el salto, de empatizar algo con la marca, a ser defensores de la misma. Es la vinculación emocional un factor clave para incrementar las ventas.  Según un estudio de ABC.es, tardamos 2,5 segundos en tomar una decisión de compra, el 80% del cual sucede de forma irracional (es decir, emocional).

Ahora que seguro que tienes mucho más claro que es este concepto, ¿Te hemos dado alguna idea de cómo plantear estrategias de neuromarketing? Recuerda que factores como la persuasión, el posicionamiento, el afecto… son imprescindibles, y es que el fin último que debe perseguir cualquier empresa es conseguir que una compra no sea algo sólo necesario sino algo placentero, algo que sin duda, repetirían.