Nuestra experiencia en el Digital Health Venture Forum en Oporto

By | 2019-06-07T17:51:15+00:00 junio 7th, 2019|Actualidad, Events, Marketing, Noticias|

Un pasito más en nuestro crecimiento, un nuevo reto y mucha ilusión. Éstos han sido los tres elementos clave de nuestra participación en el Digital Health Venture Forum, para lo que fuimos seleccionados por ADSA, entre más de 90 empresas europeas. Te contamos nuestra experiencia. 

Como ya os adelantábamos hace unos días, Extravaganza Communication fue elegida por ADSA y por un conjunto de representantes de fondos de inversión especializados en el sector TIC, entre 90 empresas, para presentar nuestro proyecto, en el DHVF19 de Oporto.

Todo empezaba con una sesión inesperada de training, en la que contamos con diferentes coachers que nos enseñaron cómo mejorar la forma de presentar. Nuestra CEO, Azahara Benito, tuvo la suerte de disfrutar de una sesión 1 a 1 con profesores de la Business School de Porto, en la que trabajaron el pitch a fondo.

Tras una jornada muy intensiva, pasamos a un almuerzo networking, en el que por fin, volvieron los reencuentros. De nuevo, coincidimos con los chicos de Shopai, OMKO, Helppier y con nuestros vecinos gaditanos OmninumLab entre otros. Caras conocidas, nervios, risas y mucha ilusión. Un rencuentro único gracias a ADSA y al Consejo Andaluz de Cámaras.

La tarde empezaba con una sesión de training en ventas de la mano de Out2Bound. Un taller muy interesante donde pudimos comprobar que si el marketing y las ventas se alinean, la magia sucede y los negocios crecen. 4 horas intensas de trabajo en grupo, en el que además aprovechamos para hacer sinergias.

Extravaganza Communication

Para poner broche al día, contamos con una cena de gala, en un entorno espectacular: El Palacio de la Bolsa. De nuevo, tuvimos oportunidad de compartir una velada única, con todos nuestros amigos y colegas de las 12 empresas seleccionadas. Además, aprovechamos la cena de gala para conocer a nuevas empresas, hacer networking y disfrutar de cada minuto.

Y así, sin más, llegó el gran día. Nuestra presentación era la primera, a las 8 30 de la mañana. Nervios a flor de piel por ser la primera vez que presentábamos un pitch en inglés y ante inversores. Miles de cambios de última hora, pero era el momento de apretar los dientes, respirar fuerte y poner toda la carne en el asador. Y así lo hizo nuestra CEO.

Contábamos con 8 minutos, tan solo 8 minutos para convencer a un jurado de que sin ser startup y sin tener producto, éramos lo suficientemente atractivos e interesantes como para despertar el interés de inversores. ¿Lo conseguimos?

Efectivamente! A pesar de todos los cambios de última hora, de la falta de descanso y de presentar en un idioma que no era el nuestro, ¡lo conseguimos! Nos montamos en el avión de vuelta con la tarjeta de uno de los inversores, que nos ha invitado a ir a la siguiente ronda en Barcelona a final de este mes.

Nos vemos la semana que viene!