6 errores de branding que dejarán tocada y hundida a tu marca.

Si estás aquí es porque eres consciente de lo importante que es el branding para tu marca. Un buen diseño de marca te ayudará a posicionarte y a diferenciarte en un mercado competitivo y saturado. En este sentido, es igual de relevante saber lo que tienes que hacer, como lo que no. Por ello, aquí tienes 6 errores en los que no debes caer bajo ningún concepto.

Aquí, como en la vida, hay que empezar por la punta, por los fundamentos, por la base de tu branding. Porque sin un concepto como cimiento de tu marca, lo que viene después no tendrá una estructura base sólida que te lleve al éxito. ¡Toma nota!

1. Tu público o públicos no están bien definidos

Sabemos que todo el mundo cree que tiene claro a quién se dirige su marca. ¿Pero es real? La realidad es que no. Se queda en la parte superficial y genérica, pero no hay una estrategia definida detrás que abarque todos los nichos de mercado que abarca la marca. Es vital en todo proceso de branding, porque no puedes hablarle a todo el mundo.

El error es creer que reducir y potenciar a nuestro público objetivo es llegar a menos personas, pero esto no es así y te vamos a decir por qué.

A ti, cuando te hablan, te gusta que te miren a los ojos, que te escuchen, que te conozcan, que te hablen de tú a tú, ¿verdad? Pues con las marcas sucede exactamente lo mismo. Necesitas crear relaciones y conexiones con cada una de las personas que te ven a través de sus pantallas, necesitas que te busquen a ti, y no a otro porque saben en qué necesidades les puedes ayudar.

2. El mensaje de tu marca no tiene coherencia

El segundo error enorme cuando no se ha hecho un buen trabajo de branding es no tener un mensaje de marca claro y coherente.

¿Cuál es el mensaje fundamental que quieres que quede en la mente de las personas?

¿En qué te quieres diferenciar del resto?

Las respuestas no son fáciles, hay demasiada competencia y destacar es difícil, pero te aseguramos que si defines bien el mensaje que quieres dar, será fácil alinear tus acciones de comunicación y que nadie te pierda de vista. 

“Esta marca hace esto, por esto otro, y se diferencia de los demás por esto”

3. Quieres tratar todos los temas

Escuchad esto con atención: no sabe más el que habla de todo. El branding te ayuda a definir tu marca hasta en el más mínimo detalle. Tu público objetivo acudirá a ti si hablas de lo que le interesa, y le resuelves los problemas que tiene. Y la única forma de hacerlo, es enfocándote en esos temas.

¿Y qué ocurrirá? La magia, que te vas a posicionar en la mente de tu público como un lugar de referencia. Y a la larga, todo eso le va a dar mucho, mucho valor a tu marca (y a tus productos o servicios) porque vas a ser una especialista en algo.

EXTRAVAGANZA - 6 errores de branding que dejarán tocada y hundida a tu marca

4. No se valora el diseño.

Esto es un error de principiante. Meeeeeeec, ¡el diseño es importantísimo en el branding de tu marca!

Un diseño bien hecho:

Capta la atención de tu cliente potencial, y no otro, porque te ayuda a filtrar a tu público.

Te ayuda a diferenciarte de tu competencia que sí porque lo que te distingue.

Crea confianza en tu cliente potencial porque comunicas profesionalidad, atención a los detalles y claridad.

Sabemos que para empezar parece lo más fácil de lo que prescindir en tu inversión, pero esta forma de pensar es un error. Invierte en un buen diseño y tendrás una buena carta de presentación, recuerda que en un vistazo tu público objetivo hace “match” contigo o por el contrario pasa de ti para siempre.

¿Tú que prefieres?

5. No tienes un diseño establecido

¿Ves nuevas trends en redes sociales y quieres parecerte a cada uno de ellos dependiendo la semana? Si la respuesta es sí, mal vamos. Esto significa que no tienes nada claro, ni tu marca, ni tus objetivos, ni qué quieres llegar a ser.

Todos podemos tener el deseo de renovarnos y evolucionar, y esta parte está bien, pero siempre con una estrategia que empiece o continúe los objetivos de tu marca.

Si tienes una marca bien definida, y un diseño que funciona, evita modificarlo. Porque las decisiones que se tomaron en su momento eran bajo la estrategia definida para tu marca, si lo cambias debe continuar en la línea estratégica y tener un por qué y un para qué. No lo cambies por capricho porque la audiencia es astuta y sabe que no tienes una personalidad tuya propia, si no retales de otras y eso no es lo que buscan. Tu branding es solo tuyo.

6. Las fotos que usas no hablan de tu marca

Las fotografías son un elemento gráfico importante dentro del mundo visual de tu marca, pueden llevarte a lugares, recordarte olores, evocarte infinidad de cosas. Por ello es un error que creas que bastará con que elijas una foto bonita y le pongas los colores de tu marca para tener un buen resultado. Al final lo que suele suceder es que sale una mezcla incoherente de mensajes de la fotografía que no transmiten nada.

Sabemos que no siempre se puede invertir en fotos hechas con cariño para tu marca y preferimos que desde luego no las hagas tú si no tienes conocimientos porque el resultado en el 99,9% de las veces es desastroso. Pero dedica tiempo a buscar imágenes que de verdad lleven tus valores de marca por todo lo alto.

En definitiva… Si quieres tener un buen trabajo de branding, empieza por el concepto de tu marca, el alma, la personalidad, qué producto o servicio quieres ofrecer y qué te diferencia del resto y que te ayude a alcanzar los objetivos que te planteas con tu emprendimiento.

Esperamos haberte ayudado y abrirte un poco los ojos para que no cometas errores en el branding de tu marca que hagan que no haya vuelta atrás y pierdas el tiempo, el dinero y la ilusión por tu proyecto.  Y, si necesitas que te echemos una mano a la hora de hacer que tu marca brille con luz propia, desde Extravaganza Communication tenemos muchas ganas de emprender ese camino a tu lado. ¿Comenzamos?

Categorías

Scroll Up